El clásico de Spike Lee tenía unos créditos muy energéticos: Rosie Perez acabó con codo de tenista después de 8 horas bailando. Esta y muchas más curiosidades encontrarán en el extenso artículo que le han dedicado en la genial web Art of the Title.