A todos nos gusta el buen cine, pero hay películas malas que son tan malas que alcanzan la categoría de culto por lo infames que son. Desde Ed Wood hasta Uwe Boll, las peores películas de la Historia han sido capaces de convertir en leyendas a cineastas que habría que haberles cortado las manos antes dejarle coger una cámara.