El Lockheed L-1011 TriStar despega con naturalidad. El vuelo transcurre con la mayor tranquilidad, hasta que misteriosamente, y de forma súbita, diez pasajeros que en ese momento estaban dormidos, se despiertan al escuchar una niña ciega que iba a bordo y que asustada decía no hallar a nadie en el avión. Y realmente tenía razón: todo el mundo había desaparecido, incluidos el personal de servicio y los pilotos. ¿Como es posible esto? ¿Como pueden desaparecer todos de golpe en pleno vuelo? ¿Y por qué se fueron todos y solo ellos se quedaron en el avión? El desconcierto aumenta cuando miran por las ventanillas y no ven nada, sólo nubes y oscuridad.