En ‘Están vivos’ (‘The Live’, 1988) las limitaciones presupuestarias, más que un obstáculo, parecen un aliciente, gracias al cual Carpenter da lo mejor de sí mismo en la construcción de ritmos y atmósferas.