La historia de la película se centra en Cru Jones (Bill Allen), un joven corredor de BMX que vive en una pequeña ciudad con su madre (Talia Shire) y su hermana. Cru se enfrenta a una decisión difícil: las carreras de clasificación para Helltrack (la competición BMX más importante de su pueblo) son el mismo día de la selectividad, y tiene que aprobarla para ir a la universidad. Sin embargo, ganar Helltrack significa un lucrativo acuerdo de patrocinio y la fama. Cru elige esta última opción, haciendo caso omiso de los deseos de su madre.

Un argumento barato para una peli que explotaba la moda de las BMX de la época.
Eso sí. Si te gustan las BMX y los ochenta vas a “gosarlo”. Muchas zapas, peinados con mucha laca y con la estética de un video de Modern Talking todo el rato.

Como curiosidad, el productor es Jack Schwartzman, marido de Talia Shire (hermana de Coppola) y padre de…Jason Schwartzman. Una rama del clan de los Coppola.