La sensación que se te queda en el cuerpo después de ver esta película es…como lo diría, por una parte tomadura de pelo y por otra haber malgastado 95 minutos de tu vida.

Un argumento barato-barato, una mezcla de generos todos ellos muy trillados. Lo mejor de la película la reaparición después de muchos años del gran Michael Paré, un pedazo de actor de serie B que tantos buenos ratos nos hizo pasar en los ochenta con pelis como El experimento Philadelphia, Calles de fuego y ya en los 90 con las Virgenes Suicidas de Sofia Coppola, que no es que sea mi preferida pero se deja ver.
En definitiva y desde mi punto de vista una peli “Fail”, que no lo sería tanto si nos avisaran de que es serie B.