Stallone lleva aquí desde el principio. Empezó en el cine con la película erótica The Party at Kitty and Stud’s (1970), la mitica The Italian Stallion, donde lucia palmito de gimnasio de los de antes.


Después empezó a encadenar pequeños papeles en películas como Bananas de Woody Allen, Capone donde interpretaba al mafioso Frank Nitti o La carrera de la muerte del año 2000 .
Pero un día llegó Rocky Balboa y lo cambio todo. Stallone escribió el guión de Rocky tras asistir a la pelea de Chuck Wepner contra Muhammad Ali. La película costó un millón de dólares de producción, dinero que recaudó el primer día después de su estreno. Nació la super estrella de los 80.
Como curiosidad podemos decir que fué la primera pelicula grabada con Steadicam.

A partir de aqui todo cambió, la fama mundial llegó y se hincho a hacer pelis : F.I.S.T. Símbolo de fuerza, La cocina del infierno, Rocky II….
Y volvió a hacerlo, Acorralado (Rambo I). Creó otro icono ochentero. La película tiene fama de ultraviolenta pero, solo mueren cuatro: Gault cayendo del helicóptero, y tres oficiales de policía que chocan con un coche patrulla mientras persiguen a Rambo. Todos los demás sobreviven, incluso el mismo Rambo, ya que se llegó a rodar una escena donde se suicidaba, pero al final se optó por que saliera vivo del asunto.
Despues de esta peli se estrenó como director con la secuela de Fiebre del Sabado Noche (1977), Staying Alive (Sigue la fiebre) (1983) , no consiguió el exito de su predecesora y pasó sin pena ni gloria.
Cobra, el brazo fuerte de la ley, Yo, el halcón, Encerrado o Tango y Cash fueron sus siguientes trabajos. El cine de acción no tenía secretos para el, por eso decidió pasarse a la comedia, Oscar ¡quita las manos! o ¡Alto!, o mi madre dispara, no es que fueran un fiasco pero no terminaba de encajar en la comedia, pero intentarlo lo intentó.

Volvió a lo suyo y rodó Máximo riesgo (1993), Demolition Man (1993), Demolition Man (1993), Pánico en el túnel (1996)….hasta llegar hasta su última etapa.
Resucitó a su personaje estrella, Rocky Balboa (2006) fue el inicio de lo que es para mi su carrera contrareloj. Con John Rambo – Regreso al infierno (2008), hizo lo mismo, quería terminar de contar su visión de esos personajes y dejar constancia de que Stallone estaba bien vivo.
En Los mercenarios convencio a sus colegas de generación para volver a los ruedos y seguir machacando cabezas y disfrutando del olor de las explosiones y la sangre falsa.

Stallone es un jefe en lo suyo, el cine de acción, es cierto que en esta ultima etapa se le está yendo la mano con los esteroides y el botox, pero sigue siendo el potro italiano, aunque sea solo en espíritu.