La secuencia de créditos finales de Blue Valentine es el broche perfecto si has tenido ánimos para terminar esta peli tan cruel y bajonera.

Las fotografías de David Russo y la dirección de fotografía de Andrij Parekh fueron el punto de partida para Jim Helton y Chris Rubino, los diseñadores de la secuencia. Y la inspiración surgió de los vídeos experimentales de Phil Salomon, donde se fusionan imágenes con texturas de una manera muy artesanal (os recomiendo echarle un vistazo a los vídeos de su web)

Si a todo eso añadimos la música de Grizzly Bear (y el sonido diseñado por Dan Flosdorf), tenemos una gran secuencia de títulos de crédito. El resultado de todo este trabajo en equipo es espectacular:


Mucha más info aquí.