“En 1873, en el viejo Oeste, los colonos y los indios se enfrentan en una batalla salvaje por el control de las tierras. Pero cuando la Tierra se ve amenazada por seres de otro planeta, ambos bandos deberán colaborar para salvar a la humanidad.”
Con esta premisa nos intentan vender la pelicula.
Lo que en un principio parece que va a ser una vuelta de tuerca en el género fantástico o en el wester, se va desinflando poco a poco para llegar a ser una película descafeinada y con poco interés. Ni siquiera Harrison Ford y Daniel Craig pueden salvar esta cinta de una estrepitosa decepción.