Vale, con ese nombre nada bueno podía esperarse. Lo que su antecesora cosechó, frescura, un guión divertido, personajes que se adaptaban como anillo al dedo a la comedia, Mike Tyson….lo destroza en esta continuación. La historia transcurre en Tailandia, los personajes son los mismos y lo único que merece la pena ver de verdad es un mono que fuma (digitalmente claro….pobre animal…) con un chaleco precioso de los Rolling Stones. El resto es pura basura. También hay que decir que en la película esta muy bien visto esnifar coca, pero es pecado fumarse un cigar. Cosas de los americanos.