A priori, puedes pensar que va a ser un bodrio, un refrito de flashbacks, que poco tendrán que ver con la historia de X-men, otro producto de marketing. En cierta manera, puede considerarse como un producto de palomitas, pero hecho con estilo y un guión donde se mezclan hechos históricos con fantasía, muy en la linea de los comics de la Patrulla x.

Con esta cinta, creo que se abre un futuro mas que decente para la saga mutante. Destaca la interpretación de Michael Fassbender, que ya vimos en “Malditos Bastardos” y un Kevin Bacon muy cabrón, que apesar de los años sigue con cara de FootLoose.