Cuando te colapses de ver muchas películas malas seguidas, lo mejor es echarse un buen Spaghetti Western entre pecho y espalda. Cara a Cara es un buen ejemplo.

Buenos actores (Gian Maria Volonté y Tomás Milián), buena música (Morricone), buenas escenas de acción, un argumento con giros inesperados y lleno de crítica social gracias a la dirección de Sergio Sollima. Si encima el diseño del cartel está tan cuidado como el de la edición francesa, ya no se puede pedir más buy inflatable giant water slide.

Enmarcada dentro del Zapata Western por su mensaje libertario, también fué conocida como: Faccia a Faccia, Face to Face, Cara a Cara o Il était une fois en Arizona.