En el momento en el que Sylvester Stallone se comía las taquillas con patatas, protagonizó esta película de acción con grandes dosis de drama familiar y donde el final feliz y pastelero está asegurado.

Lincoln Hawk (Stallone)es un camionero que vive con el lastre de que abandonó a su hijo pequeño muchos años atrás, cuando se separó de su esposa. pero Lincoln quiere recuperar el tiempo perdido y volver a entrar en la vida de su pequeño hijo (un repelente chiquillo) que ahora se encuentra en una academia militarzorb for sale.

Para ello se verá envuelto en un campeonato en donde se enfrentará haciendo pulsos a unos oponentes sacados del videojuego Double-Dragon.

Cabe destacar a Robert Loggia, grande entre los grandes secundarios que nos ha dado el cine americano de los 80, todos nos acordamos de el en la escena de El Precio del Poder cuando intenta hacerle el lío a Tony Montana